¿Cómo defender tus ideas en internet ante errores, críticas, quejas o imprevistos?

Internet ofrece un nuevo modo de comunicarse en el que todos hablan y todos escuchan. En otros medios de comunicación -TV, prensa, publicidad- uno habla y el resto escuchan.

Por eso, en internet aparecen quejas, problemas y críticas. Que es importante escuchar, responder y solucionar… sin olvidar el humor.

Un ejemplo de esta semana es la entrada en twitter de Movistar (nuevo nombre que usa Telefónica):

Sobre esto son interesantes tres artículos recientes:  Has cometido un error y ahora qué?, donde se recomienda continuar y asumir los errores, aprender, cambiar la forma de actuar, confiar en los colaboradores y seguir intentándolo. Y nunca: ir a la defensiva, atacar a los demás, o seguir cometiendo errores que hagan que los demás pierdan la confianza en ti.

También el artículo Defiende tus ideas sin ir a la defensiva. Ahí el autor anima a ser paciente, escuchar y comprender los demás, además de estar preparado para las críticas.

Y, por último, el artículo Gestionar lo imprevisto, que propone cuatro estrategias: preparar escenarios alternativos; comunicación fluida por teléfono, correo electrónico, o Twitter; colaboración, porque las relaciones humanas facilitan una recuperación más rápida; y valores y principios, que sirven como brujula en momentos de dificultad.

¿Cómo defender tus ideas en internet ante errores, críticas, quejas o imprevistos?
5 (100%) 1 voto

Un pensamiento en “¿Cómo defender tus ideas en internet ante errores, críticas, quejas o imprevistos?

  1. Estupendo trio de artículos. Si uno pertenece a una institución de cierto tamaño, no queda más remedio que entender que los errores pueden ser oportunidades o pesadas lápidas. Ante un error hay que actuar con rapidez, humildad, generosidad y sobretodo… aprender.

    la defensa de las posiciones propias, … sobre todo si somos cristianos… debe pasar por la Caridad y el afecto. No debemos atacar a las personas, ya que estaríamos juzgando y condenando. Deberíamos repasar la parábola de la viga/palito en el ojo propio/ajeno y el episodio de la adúltera a la que querían apedrear.

    El afecto es central en todo diálogo. La unidad es lo que nos diferencia… y la unidad es caridad.

    gracias por compartir tan buenas pistas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *