Test: ¿sufres la “reunionitis”? ¿Sabes cómo desintoxicarte?

Test: ¿sufres la reunionitis? ¿Sabes cómo desintoxicarte?

Tienes “reunionitis” si:

  1. Pasas gran parte del tiempo en reuniones
  2. En esas reuniones se habla mucho, se decide poco, y no se hace casi nada de lo decidido
  3. En las reuniones los demás se dedican a hacer otras cosas: hablar por el móvil, dibujar en papeles, mandar sms, jugar con el portátil o navegar por internet con el iPhone
  4. El móvil te hace perder la mayor parte de tu tiempo, porque todo el mundo se cree con derecho a llamarte cuando le parece, interrumpirte y tenerte un mínimo de 10 minutos al teléfono

Algunas de las soluciones que he encontrado en el artículo Tratamientos poco convencionales para la “reunionitis” son:

  1. Tener las reuniones de pie, para que duren menos
  2. Poner un reloj con cuenta atrás, para que todos sepan lo que falta de reunión
  3. Prohibir dispersiones, como móviles, portátiles, iPhones, etc.
  4. Centrar la atención de los asistentes proyectando en una pantalla grande lo que se está diciendo en la reunión

Yo estuve fuertemente afectado por esta enfermedad (la “reunionitis”), pero he conseguido desintoxicarme con 4 medidas:

  1. Por defecto eliminar todas las reuniones: buena forma de acabar con la “reunionitis”, ¿no? 🙂
  2. En contadas excepciones tener reuniones, pero con poca gente (2 o 3 personas). Siempre y cuando todos hayan visto antes el orden del día, y enviado sus sugerencias (por e-mail). Y, por supuesto, con una hora de fin de las que no son prorrogables, como la hora de comer, un partido de fútbol en la TV, etc
  3. En el resto de casos sustituir las reuniones por el e-mail. Si hay algo que decir, mandar e-mails con copia a varios. Así se gana mucho tiempo: no desplazamientos, no atascos, no perder tiempo aparcando, no esperar a los que llegan tarde, no escuchar las disgresiones que no tienen nada que ver con el tema de la reunión…
  4. Habitualmente sutituir el móvil por el e-mail: además de ser más barato, lo respondes cuando quieres, no exige respuesta inmediata, ni interrumpe.

A mí me funcionan y hacen que mi rendimiento se multiplique:  ¿qué otras experiencias anti-reunionitis tienes tú?

Test: ¿sufres la “reunionitis”? ¿Sabes cómo desintoxicarte?
Vota esta noticia:

7 pensamientos en “Test: ¿sufres la “reunionitis”? ¿Sabes cómo desintoxicarte?

  1. PD: Como buen director de juntas haga seguimiento y ASEGÚRESE con tiempo de que las fechas pactadas y los compromisos sean cumplidos.

  2. Aquí mis sugerencias con las que hice una reputación ante las reuniones:

    Regla de ORO: La reunión es una Metodología, y solo se usa cuando no hay otra alternativa mejor.

    1.- Objetvo Claro
    2.- Asistentes indispensables
    3.- Mandar por mail información importante (previamente) para que cada persona llegue a la reunión ya con un criterio, una posición, propuestas etc. (eso reduce considerablemente el tiempo de la junta) Incluir el programa.
    4.- Todos con AGENDA en mano, nada para después, eso es decidiendo, agendando y ejecutando.
    5.- Cumplir el programa
    6.- Escuchar y no interrumpir, la perdida de enfoque lo aleja del objetivo.
    6.- Llegar a acuerdos y compromisos
    7.- Antes de que se vayan, cada uno debe decir en una palabra ¿qué se lleva? y en otra ¿qué mejoraría? (escuche y mejore)
    8.- Después de la reunión mandar un mail a los participantes con los compromisos acordados

    Sea un buen director de juntas y mejore su reputación.

  3. La reunionitis es una de las grandes lacras del mundo laboral español y una de las principales razones de nuestra ridícula productividad, en algunos casos más próxima a la de Marruecos o Nigeria que a la que cualquier país europeo desarrollado.

    No sólo se basa en el hecho de hacer reuniones de forma sistemática y sin un motivo claro, sino en que se prolonguen más de la cuenta, se le den muchas vueltas a los temas y se expongan obviedades. Todo eso repercute en el trabajo diario y genera la sensación de que se está perdiendo el tiempo, que es lo más importante y se podría dedicar a asuntos mucho más útiles.

  4. Gracias a Dios nunca lo tuve, no me gustan las reuniones, salvo casos extraordinarios prefiero coordinar por mail …

    Saludos
    Diana

  5. Hola Antonio, este tema es esencial, para todo, hay que ir al grano no dar tantas vueltas a las cosas y además pienso que tenemos tantos medios para comunicarnos que hay que suprimir las reuniones, algunas claro.
    Un abrazo
    Mari CArmen

  6. Hola Antonio, gracias por tud consejos acerca de la reunionitis…. yo las odio… sobre todo si no se llega a algo concreto… normalmente me pasa cada 8 dias o menos… lo mas terrible es mientras estoy en ellas me la paso pensando en todo lo util que podria estar haciendo en la oficina, en el tiempo perdido que nadie me va reponer. luego tengo q quedarme en horas no laborales… no es vida… esto!!!! pero que hago si el jefe es el q manda… y hay que correr a convocar a medio mundo apra las benditas reuniones, utlizo mucho el correo pero aun asi siempre se hacen.

    uhhhhhffff me desahgué!!!! Gracias por tus consejos, me gusta tu página.

    Salu2 del otro lado del charco.

  7. Hola Antonio: Estoy completamente de acuerdo con tus sugerencias. Son muy pocas las decisiones que merecen asistencia. Una vez que uno limpia el calendario de toda inutilidad, hay tiempo para lo que de verdad tenemos que hacer. Teresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *